Make your own free website on Tripod.com

 
Portada
Récord

 

Agreganos a tus Favoritos!

 

 
La mitad más uno en Internet 

Récord conseguido por Carlos Bianchi

Y el día llegó... Trenta y tres años después del histórico equipo de José campeón del mundo, Boca también es récord en el fútbol argentino. Y no hubo un festejo desmedido. Es más, ni siquiera hubo festejos. Apenas, un simpatizante de jogging negro y buzo gris (que saltó a la cancha a unos segundos después de que el árbitro Pezzotta marcó el final del partido) le extendió su mano derecha y Carlos Bianchi -camino al vestuario-aceptó con gusto la felicitación. Obviamente, tampoco dieron una vuelta olímpica para celebrar y logro histórico. Y después fue el tiempo de las palabras de compromiso.

Jugadores, técnico e hinchas lo tomaron con la misma fria sensación térmica que acompañó al partido en el plano climático. Pareció que la importancia solamente se encuadró en la cuestión mediática. O que la trascendencia vendrá con el correr de los años, cuando al Boca 99 se lo mencione con justicia como El Equipo del Virrey. No por nada el producto viene envasado al vacío desde hace trescientos noventa y tres días.

Con la llegada de Bianchi se puso fin al despilfarro y al cabaré. Y con una receta que no tiene nada de mágico (orden más trabajo y condiciones futbolísticas igual a resultados) empezó a cimentar un equipo y puede recorrer el mismo camino que aquel de José. Que no sólo quedó en la historia por el récord, sino también por levantar las copas Libertadores e Intercontinental (el primer campeón del mundo argentino). En la comparación, el Boca de Bianchi es más efectivo que el de Pizutti: ganó más partidos (28 Boca, 23 Racing) y convirtió más goles (87 Boca, 62 Racing).

Boca es un equipo récord e histórico, tiene un invicto de 40 partidos y es el bicampeón del '99.

Ahora el hincha espera lo mejor. Se viene la Mercosur, la Libertadores y el tricampeonato. ¿Los podrá ganar?

En buenas manos

Que Boca tuvo la posibilidad de igualar el récord de Racing del 66 no es una casualidad. Este tipo de Bianchi sabe lo que quiere cada vez que entra a una cancha y da la impresión de estar para más.

Con respecto al Racing de aquel entonces, se ven dos líneas diferentes de juego. Boca es más medido,cuida más el resultado,sabe controlar mejor las situaciones. El equipo de Racing era más agresivo. De todas maneras, eso es sólo una cuestión de estilos, no de merecimientos. Por lo que todo lo que logren Palermo y compañía no está en discusión.

Cuando uno está construyendo una marca como ésta, no se lo imagina. Se van dando las cosas. Es que generalmente uno se concentra en cada partido. Claro que cuando se edifica una racha tan larga, simultáneamente se va formando un equipo sólido. Y una estructura que difícilmente se reciente. Por eso cuando ingresa un suplente, la ausencia del titular no se nota.

Al atravesar un momento de tal magnitud, cada encuentro se transforma en una final de verdad. Porque todos quieren voltear al equipo récord. Y se va haciendo más complicado mantenerlo. Lo más aconsejable entonces es no poner a las matemáticas por encima del fútbol, sino todo lo contrario. Realmente, los 39 partidos sin perder del aquel Racing parecían inalcanzables. Pero, después de tantos años... la verdad es que nada es eterno. Y estos muchachos, que lo superaron lo tienen merecido.

Hoy en día, quebrar una marca tan importante es más difícil que antes. Porque los mejores jugadores emigran cada vez más rápido y eso complica a los grandes equipos. Pero Boca supo manejarse muy bien. Desde los dirigentes hasta los hinchas, pasando por los jugadores y el cuerpo técnico. Es obvio que la suerte también es necesaria. Sin embargo, no se llega así nomás. Hacen falta otras cosas. Y Boca las tiene.